lunes, 29 de abril de 2013

Vestidos de gala

Correlimos tridáctilo (Calidris alba)

A pesar del tiempo desapacible de estos días, la mayoría de las especies de aves han comenzado la reproducción, pero otras muchas, las más viajeras, aun se encuentran en plena travesía hacia los lugares de nidificación.

Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula)

Los limícolas son unas de las aves más viajeras. Muchas de ellas se reproducen en la tundra del norte de Europa y aunque algunos ejemplares se quedan entre nosotros, la mayoría viajan hasta las costas de África para pasar el invierno. La última vez que asistimos a la migración fue en su viaje hacia el sur, una vez que habían terminado la reproducción y los adultos habían mudado su plumaje. En el viaje de vuelta, al que podemos asistir ahora, han vuelto a mudar y ya lucen sus plumajes nupciales o están a medio camino de completarlos.

Aguja colipinta (Limosa lapponica)

Las aves grisaceas del otoño visten ahora con colores rojizos y con blancos intensos, o les han aparecido machas negras en el pecho. También se comportan de distinta manera, mientras que en otoño eran confiados y poco asustadizos (probablemente porque muchos de ellos eran jóvenes nacidos hacía pocas semanas), ahora el aumento del periodo de luz ha estimulado la producción de hormonas y las aves se encuentran mucho más nerviosas.

Grupo mixto de limícolas descansado durante la marea alta. Muchos de ellos ya han mudado.

Pero durante el viaje, deberán hacer escalas para descansar y recuperar fuerzas, reuniéndose en algunos lugares estratégicos donde se pueden ver grandes concentraciones de estas aves durante algunos días. Dentro de unas pocas semanas ya se encontrarán todas en el norte de Europa, donde los días largos y la abundancia de alimento serán de gran ayuda para sacar los pollos adelante en unas pocas semanas.

NOTA: haced click en las fotos para verlas a mayor tamaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo el mundo es libre de expresar sus opiniones, pero os agradecería que no escribieseis comentarios anónimos, al menos para tener un nombre al que dirigirse al establecer una conversación. Si no teneis una dirección de correo que permita poner el nombre al inicio, podéis firmalos al final del texto.

No admitiré insultos, el que insulte, falte al respeto a los demás o pretenda hacer de este blog una tertulia de tele5, que sepa que sus comentarios serán eliminados.

Gracias